Inicio | | Mundial TV | Crónicas de la Poderosa | Prensa
 

Esperar lo inesperado

Gabriel Restrepo*

Es preciso esperar lo inesperado: tal parece ser el patrón global de los estrategas del actual campeonato mundial de fútbol por ello emparejado en las semifinales, empero filtrado en grado creciente de octavos a cuartos y a final para corroborar al cabo jerárquicas tradiciones: cruce de pareja suramericana con otra europea, con probabilidad estadística del predominio de los primeros por privilegio regional y quizás por ese tangible intangible del orgullo ladino-americano(1) y no se sabe si en el caso de Brasil por ventaja local, aunque el equipo carezca de la sagacidad proverbial y la compense con rezos de la santería para deshacer el fantasma del Maracaná. De otro lado, si descarto a Alemania –contra la lógica del poder del Panzer e incluso desestimando la gran colonia germana en el sur del Brasil–y doy no poca probabilidad a Holanda, la razón es su acrecida gana casi latina, ya que ha rozado la gloria esquiva.

Por extraño que parezca, el lema de esperar lo inesperado proviene del oscuro Heráclito a poco más o menos veintiocho siglos de distancia(2). Pero se aviene al sempiterno péndulo de regularidad y azar del fútbol. Y a tenor de la paradoja, técnicos bien avisados mermaron las inmensas ventajas del fútbol europeo (organización, dineros, formación de los jugadores y otras tantas), por ese esperar no solo lo esperado, sino por precaver aún lo inesperado: fue la hazaña de Costa Rica de la mano del colombiano Jorge Luis Pinto, gracias a la cual doblegó a Italia e Inglaterra y sólo conoció la derrota ante Holanda en la periferia de penaltis. ¿Por qué empero ni el diligente técnico de Honduras, ni el aplicado estratega de Ecuador, ambos colombianos, avanzaron más allá de la primera fase? Ecuador hubiera sido mayor candidato que los dos centroamericanos, pero entró el diablo como un monumental error de lerdo delantero que debió resignarse a que tras el parpadeo de pueril vacilación su equipo recibiera un gol en contra, producido por veloz máquina en dos jugadas. Honduras carecía de punción y por tanto demostró que no basta para triunfar ser ordenado en la ya manida cuadratura de bloques y tránsitos.

Y es que esperar lo inesperado no es dable ni aún a la omnipotencia divina como lo versara el imponderable poeta Mallarmé en Golpe de Dados(3). Porque en todo juego se instala lo que García Lorca denominó duende(4) y Roger Callois Ilynx(5), en suma, el misterio de lo extraordinario: carisma como genio o demonio porque el limen que los distingue es tenue. De ahí que misterio, azar y riesgo se avecindan en juego abierto. Y por ende sorprende un isomorfismo, guardadas escalas, entre el juego del fútbol y los juegos sociales: sin duda parecería traído de los cabellos comparar las tempranas exclusiones en la ronda inicial de los equipos de Inglaterra e Italia con la crisis financiera de 2008. Pero por patrones profundos de la cultura, en ambos casos obró un axioma de una sociedad atmosférica como la actual(6) que no admite principios y que por excepción lo acoge por ambiguo: el señorío de la incertidumbre. Pese a la montaña de sofisticados modelos econométricos para predecir riesgos, el

misterio se filtró como demonio en la cúspide financiera para burlar teorías, en las finanzas por inesperadas pasiones: codicia no sublimada ni reglada(7), variable que no entra en cómputos en la prodigiosa pero seca racionalidad noroccidental, a veces comparable a la grandeza mísera de faraones embalsamados(8). Y en la escena de los gigantes equipos despedidos del estadio en los tres primeros escarceos, el misterio se hizo patente en la evidente imprevisión estratégica, supongo con sospecha que fue debida a arrogancia –esto ha de subrayarse porque insiste en las no calculadas pasiones–, sino a un ingrediente que se pasa por alto en las estrategias: las ganas del contrario, es decir el ingrediente de las pasiones, y no solo del onceno en lidia sino de su trasunto como energía y símbolo de una nación –y aclaro: no de un Estado, porque en la espalda del onceno puja más el pueblo que los poderes públicos e incluso mucho más energía de pibes que lustre de patrocinios empresariales que empero serán parásitos para succionar éxitos.

Misterio y azar. Ya no pocos observadores trazan la arqueología de la conversión de un juego tan poco serio en apariencia por su tránsito pedestre con las nuevas modalidades de lo sagrado que irrumpe en intersticios profanos. De hecho, el nexo ya proviene de la religión olímpica cuando rebrotara a la vuelta del siglo XIX al XX(9), pero la intensidad exhibida en los nuevos anfiteatros demanda inédita atención. Duende, don, carisma, azar, genialidad constituyen la sal del fútbol e irrumpen como misterio de pasiones creativas que quiebran inercias, desatan energías colectivas y aumentan la estima de los aficionados que vislumbran su propia potencia en la excedencia de admirados ídolos. Sin picardía, gambeta, sorpresa, habilidad y esguinces el antagonismo sería plano y tendería al soso empate a ceros, como fuera abusado en este mundial. La diferencia aparece con figuras como Lionel Messi, Schneider, Robben, James Rodríguez, Cuadrado, Campbell, Luis Suárez y otros. Valga la mención de Suárez, pues es ejemplo del tenue linde entre genio y demonio: su infantil mordacidad aseguró la ventaja de Colombia y la despedida de su equipo. No es caso insular: se menciona con frecuencia “la mano de Dios”, por la cual Argentina doblegó a Inglaterra en célebre final. Los ingleses la llamarían “mano del diablo”. Pero en lo incierto de Dios o Diablo el fútbol debe leerse entre márgenes con guiños de trascendencia secular o religiosa. Pues la diestra o siniestra mano apuntó de modo subliminal a la simetría entre el antagonismo jovial del fútbol y la cruenta guerra de las Malvinas. No se dilucidarán muchos gestos del fútbol sin aludir a la energía motivacional, concepto acuñado por el sociólogo Randall Collins a partir del último Durkheim centrado en el papel del ritual como factor de integración(10): brazos alzados al cielo en agradecimiento, círculos de oración en el intermedio o en la víspera del juicio definitivo de las penas máximas, persignaciones e incluso esa religión de la política nacionalista en los himnos entonados con fiereza, más ese ingrediente lunar de lo sagrado en las danzas celebratorias ante público y cámaras, puestas en escena en tono caribe por James Rodríguez. El profesor Hans Gumbrecht de la Universidad de Stanford ha destacado el esplendor de las epifanías en el

deporte como pivote de una filosofía de la presencia: el carpe diem, disfruta el don del presente de un célebre verso del poeta Horacio(11).

Resta una explicación. ¿Por qué pese a distancias monumentales se han emparejado los continentes en la rivalidad futbolística, todavía a espera del alumbramiento africano, sin duda próximo, y del demorado ascenso de oriente? Tocante a América Latina un rodeo es inevitable. El joven Andrés Bello tradujo el quinto canto de la Eneida de Virgilio, por desgracia no conservado. ¿Qué de pertinente? Primera razón: la Eneida es épica de vencidos, no de vencedores, por tanto de pueblos desplazados por la guerra en proa a su utopía y en ella nos reconocemos más que en la Ilíada o la Odisea. Segundo argumento: el quinto canto es una pausa lúdica en la guerra, despliegue de juegos sin otro pretexto que el goce lúdico. La elección de Bello explica su distancia con el Bolívar guerrero, su juego poético vertido por ejemplo en el Canto al Maíz y la fundación de la Universidad de Chile. En ello llegó al fondo del alma de nuestros pueblos mundos: desplazados y descentrados, nuestro devenir ha sido atmosférico, complejo, fractal, caótico antes de la aparición de estas nociones y signado por juegos de acrobacia porque lo real y lo virtual se confunden como cinta de Moebius: aguante, ganas, pasiones, resiliencia, aprender a aprender, desprendimiento, comenzar a comenzar nos constituyeron como anticipados de un mundo que antes resentíamos por pensarnos anacrónicos y que por extraordinaria paradoja era desde hace mucho tiempo lo que los más “avanzados” han llegan a ser con dolor y perplejidad: descentrados, desplazados y enredados en la incertidumbre de lo virtual y lo real. Como si en el talante de Heráclito se comprobara el juicio de Hegel cuando indicaba que América no cabía en una historia universal porque carecía de pasado y de presente y era apenas presentimiento del futuro(12). Un futuro que ha llegado como lo confirma el fútbol y ojalá se ratifique en una final de pares del sur y por ende con sendas primacías. Y un futuro que se atisba incluso en el guiño de un Pontífice gaucho, así aún si descreemos de religiones ojalá puje por Argentina y le pida al buen Dios una manita, esa sí una mano de Dios, que bien necesita más que Brasil para reparar el orgullo, y que me perdonen las garotas.

Post Scriptum: Aún a costa del autor por no prever lo imprevisible, este artículo escrito antes del nefasto acontecimiento del fracaso de Brasil ante Alemania, el siete humillante de un jubileo al revés por revelar desastre al juntar necedad con arrogancia –de nuevo, pasiones– he querido mantenerlo tal cual, pues por ironía también prueba la certeza del título. Y no sé si este post scriptum sea también inútil pues lo escribo a un cuarto de hora del encuentro de Argentina con Holanda. Queda lucecilla de esperanza. Pero sea lo que sea, un vaticinio se impone: el fiasco en el cuadrilátero se cobrará en las calles y quizás estemos en los umbrales de un misterioso engarce de juegos deportivos y políticos: Ilynx, tremendo misterio y dintel a sacudimientos del todo impredecibles.

Referencias:
1. El concepto de América Ladina ha sido acuñado por mí y se ampliará en cinco libros en preparación con el título genérico: El renacimiento de América Ladina. Lo ladino alude a tres planos: sensibilidad o estética, entendimiento o cálculo y razón ampliada; deriva del idioma español conservado como ladino que en el albor del romance español sirvió para traducciones culturales en fronteras étnicas.
2. “Quien no espera lo inesperado, no llegará a encontrarlo por no ser ello ni escrutable ni accesible”. Kirk, G. S y Raven, J.E. 1979. Los filósofos presocráticos. Madrid: Gredos: 275. La expresión fue recuperada con asombroso vaticinio en diálogo de Castoriadis y Morin en un balance de la primera guerra del Golfo, una década antes de La Caída de La Torre –uso el arquetipo del Tarot-. Castoriadis, Cornelius. 1998. El ascenso de la insignificancia. Valencia: Frónesis.
3. Un juego de dados…aún lanzado desde la eternidad…jamás abolirá el azar. Cito de memoria y con cierto temblor pues trizo uno de los poemas más extraordinarios del mundo.
4. García Lorca, Federico, 1965. Teoría y ensayo del duende. En. Obras Completas. Madrid: Aguilar.
5. Callois, Roger. 1986. Los juegos y los hombres. México: Fondo de Cultura Económica.
6. A mi juicio, el lúcido Zygmunt Bauman se quedó corto al tipificar la sociedad contemporánea como líquida por su fluidez contrapuesta a sociedades modernas sólidas: Bauman, Zygmunt. 2004. Modernidad Líquida. México: Fondo de Cultura Económica. . En tal sentido Marx tenía mayor razón cuando apuntaba que “todo lo sólido se disuelve en aire”, título de la obra ya clásica de Marshall Bergman pero aún distante de una cosmovisión de lo atmosférico en cambio bien presente en Michel Serres y en el paradigma de la complejidad.
7. Dawt, Kevin y Hutchison, Martin. The Alchemist of Loss: una simpática crítica desde el neoliberalismo a lo Tea Party que empero se acerca a una visión crítica liberal como la de Peter Sloterdijk al referirse a la harrypotterización del sistema financiero en alusión a la pueril magia de la serie de películas con el nombre de Harry Potter: Sloterdijk, Peter.2009, enero 3. ¡Revolution des Geistes! Warum Harry Potter der wahre Held des Neoliberalismus ist und wir unser Leben ändern sollen: Philosoph Peter Sloterdijk spricht über Dummheiten in der Krise und die Rückkehr der Intelligenz (Revolución del espíritu. Por qué Harry Potter es el verdadero héroe del neoliberalismo y por qué debemos cambiar nuestras vidas: el filósofo Peter Slorerdijk habla en torno a las tonterías que salen a flote en la crisis y en torno a la regresión de la inteligencia). http://www.sueddeutsche.de/kultur/332/453028/text/, consultado en febrero 4 de 2009.
8. En uno de sus últimos libros, El Timeo, Platón compara a los egipcios como hieráticos viejos y a los griegos como niños creativos. Por razones que sostengo en los libros anunciados, la comparación vale para América Latina/Hemisferio noroccidental.
9. Sloterdiejk, Peter. 2011. Du musst ihr leben ändern. Frankfurt: Suhrkamp. Hay traducción española.
10. Collins, Randall. 2.009. Cadenas de rituales de interacción. Barcelona: Anthropos.
11. Gumbrecht, Hans. 2006. Im praise of athletic beauty. Boston: Harvard University Press.
12. Hegel, G.W.F. 1970. Filosofía de la historia. Barcelona: Zeus.

* Es novelista, poeta y sociólogo de Bogotá, Colombia. En su medio siglo de carrera académica ha elaborado una teoría dramática y tramática de la sociedad, uno de cuyos ejes es la primacía de las pasiones en las interacciones sociales. El análisis del fútbol ha sido una de sus fuentes y de modo práctico ha servido como anciano de la tribu para el colectivo denominado ASCIENDE: Asociación Colombiana de Investigaciones y estudios sobre el deporte y la recreación.

 
   
 
       
Descargar PDF
Descargar PDF
Descargar PDF
 
Descargar PDF
 
Descargar PDF
 
Descargar PDF
 
 
 
    Las naciones argentina y brasileÑa a travÉs del fÚtbol
Simoni Lahud Guedes
Pretendo aquí centrarme, comparativamente, en las narrativas nacionales argentina y brasileña, tal como se constituyen a través del fútbol, enfocando, en especial, la forma adquirida por los constructos relativos a los llamados “estilos nacionales” argentino y brasileño... (+)
 
    Esperar lo inesperado
Gabriel Restrepo
Es preciso esperar lo inesperado: tal parece ser el patrón global de los estrategas del actual campeonato mundial de fútbol por ello emparejado en las semifinales, empero filtrado en grado creciente de octavos a cuartos y a final para corroborar al cabo jerárquicas tradiciones... (+)
 
       
    A “COPA DAS COPAS”: NO PAÍS DO FUTEBOL SÓ NÃO TEVE O FUTEBOL DO PAÍS
Inês Barbosa de Oliveira
No país do futebol a Copa do Mundo só tem dois resultados possíveis: ou ganhamos a Copa ou perdemos a Copa. Perdemos a segunda Copa em casa e quase vimos nossos Hermanos rivais ganhá-la... (+)
 
    El fÚtbol, la patria, sus alrededores y las instituciones: una Última vuelta de tuerca de despedida
Pablo Alabarces
A lo largo de poco más de un mes, de cinco cuadernos, de casi veinte textos, hemos tratado de presentar distintas visiones de colegas de todo el continente sobre el fútbol... (+)
 
       
    Las elecciones, el espejismo de un solo pueblo y la Copa del Mundo: Apuntes desde Brasil sobre las campaÑas del gobierno Santos y de la SelecciÓn de Colombia
David Leonardo Quitián
“Si Colombia le gana a Grecia, Santos es presidente”, escribió el historiador inglés Matthew Brown en el Financial Times de Londres. Ambas cosas se dieron.... (+)
 
    Artigas y SuÁrez. El “lugar” del fÚtbol en la sociedad uruguaya
Gerardo Caetano
Escribo este texto en medio del Mundial. Y no puedo evitar escribir en primera persona por muchos motivos, entre otros porque he sido futbolista, una de esas profesiones que se es de por vida.... (+)
 
       
    Ver el mundial sin PerÚ
Víctor Vich
¿Cómo se ve el mundial desde un país que no está participando en el torneo? Más aún, ¿cómo se ve cuando el país de uno no participa hace muchísimo tiempo?... (+)
 
    MaracanÁ 2014:
la ex-guerrillera y el dictador

Guillermo Alonso Meneses
Después de leer y releer los artículos de Fernando Carrión y Pablo Gentili quedé preocupado, pues no entiendo dónde está la polémica.... (+)
 
       
    El aguante mundial
José Garriga Zucal
Los que analizamos el fútbol en la Argentina, casi sin excepciones, alguna vez hemos tenido que lidiar con el término aguante: concepto espinoso por su polifonía. En estas líneas retomaremos, una vez más, estos debates pero abordado desde un doble ejercicio de reflexión que nos permita indagar qué pasa con el mismo cuando sale de nuestras fronteras.... (+)
 
    LA SELECCIÓN MEXICANA DE FÚTBOL: ALGUNAS IMÁGENES, PREGUNTAS Y CAVILACIONES
José Samuel Martínez López
Primera imagen: en una breve conferencia de prensa que se convirtió en noticia nacional y abrió la puerta a debates que aún no concluyen... (+)
 
       
    Vaias, xingamentos e apupos: nacionalismos esportivos À flor
da pelÉ

Luiz Henrique de Toledo
As vaias, assim como os xingamentos, universalmente associados aos descontentamentos, intimidação, mas também às ironias e jocosidades são poderosos instrumentos de vocalização de vontades e juízo esportivo entre torcedores. Mesmo sob o julgo do “padrão FIFA”, que tenta disciplinar velhas tradições na sociabilidade esportiva, vicejam aqui e acolá e têm sido tema de inquietação na mídia... (+)
 
    Brasil 2014:
el mundial de
lo social

Fernando Carrión Mena
A los mundiales de fútbol se los promueve con marketing o se los recuerda por algún sello distintivo.... (+)
 
       
    LOS GRITOS DEL MUNDIAL
La Garganta Poderosa
Cayendo el atardecer, mientras se jugaba el partido de Brasil que todos pudieron ver por mil cadenas de televisión, ayer se convocó a una manifestación en caravana, por las calles de Copacabana.... (+)
 
    1924: cuando la academia se equivoca
Pierre Arrighi
En los círculos académicos que, en diferentes universidades del mundo, se dedican a estudiar la historia del fútbol, las crónicas y libros redactados por los periodistas no son vistos con muy buen ojo. Es frecuente que se los considere desprovistos de verdadero valor documental por el hecho de que escapan a toda investigación rigurosa.... (+)
 
       
    Mercado, neoliberalismo y comunidad: un Chile nuevo en el campo de juego
Rodrigo Soto - Sebastián Ponce - Carlos Vergara
Abruptamente hace algnas semanas atrás, Chile entero se ha mundializado, teñido de rojo, ilusión y consumo.... (+)
 
    Las trampas de la imaginaciÓn sociolÓgica: una respuesta a Fernando CarriÓn
Pablo Gentili
Fernando Carrión es un excelente sociólogo. Transita de manera innovadora por diversos campos de las ciencias sociales y, en la sociología del deporte, nos ha brindado siempre aportes críticos muy valiosos. No podíamos dejar de contar con él en estos Cuadernos del Mundial, donde ahora publicamos su artículo, “Brasil 2014: el Mundial de lo socia"l.... (+)
 
       
    FÚTBOL, MUJERES Y MUNDIAL
Verónica Moreira
Me encanta el fútbol, de cualquier categoría y, por supuesto, voy a ver y seguir los partidos del mundial. Pero nunca generé un sentimiento de pertenencia con la Selección. No me agobia su derrota y no siento por ella ni una ínfima parte del inmenso amor que siento por River”. Fue la frase que expresó una joven hincha argentina cuando le pregunté si estaba entusiasmada con el Mundial. Sus dichos coincidieron con las apreciaciones de otros fanáticos de distinto género que no dudaron en declarar la supremacía del amor tribal por sobre el de la Selección Nacional.... (+)
 
    A participaÇÃo das mulheres na mÍdia brasileira na Copa.
Carmen Rial
Há alguma novidade na cobertura da mídia brasileira nesta Copa? Sim, e a mais importante é a presença das mulheres. Elas não estão lá apenas como apresentadoras que “enfeitam” o cenário com minissaias e decotes – e garantem assim a heteronormatividade num espaço povoado por homens... (+)
 
       
    Carta para Eduardo Galeano de una antropÓloga que visita el libro El futbol a sol y sombra
Beatriz Vélez
Estimado Eduardo Galeano. Gracias por haber escrito un libro sobre fútbol con una pluma tan sensible y capaz de generar el milagro de transformar la pesantez del musculo en la ligereza de la metáfora... (+)
 
    ENTENDER EL FUTBOL, SUMERGIRSE EN
LA CONTRADICCIÓN

Pablo Gentili
Un nuevo Mundial ha comenzado.
Durante un mes, millones de personas en todo el planeta estarán pendientes de los avatares y resultados de 32 selecciones de los cinco continentes, reunidas en 8 grupos, cuyos miembros irán, fatalmente, reduciéndose.... (+)
 
       
    El silencio “deportivo” de las ciencias sociales
Presentación de Pablo Alabarces
Entre 1998 y 2002 CLACSO organizó y financió las actividades del Grupo de Trabajo Deporte y Sociedad. Hasta ese momento, la producción de los cientistas sociales latinoamericanos sobre la temática era escasa y clandestina: aunque los primeros textos de antropología del deporte... (+)
 
    EL PAÍS DEL FUTBOL
¿EL PAÍS DEL FUTBOL?

Ronaldo Helal
Desde su llegada a Brasil, el fútbol pasó por un proceso de constitución cultural hasta convertirse en lo que llamamos la “pasión nacional”: como si con eso quisiéramos decir, a la vez, que nuestro fútbol es el mejor del mundo y que Brasil es el lugar donde más se lo ama y se lo entiende... (+)
 
       
    ¿FUTOPÍAS
“PATRÓN FIFA”?
Costa Rica en
Brasil 2014

Sergio Villena Fiengo
En Costa Rica, la articulación entre fútbol y nacionalismo atraviesa distintos momentos y adquiere diversos matices ideológicos... (+)
     
         
 
CLACSO TV CLACSO Librería Biblioteca Virtual CLACSO