Inicio | | Mundial TV | Crónicas de la Poderosa | Prensa
 

Ver el mundial sin PerÚ

Víctor Vich*

¿Cómo se ve el mundial desde un país que no está participando en el torneo? Más aún, ¿cómo se ve cuando el país de uno no participa hace muchísimo tiempo? Hace pocas semanas me encontraba fuera del Perú y algunos amigos latinoamericanos se sorprendían de mi ilusión declarada y hasta me hicieron algunas bromas que a mí ya no me dolieron mucho. Por aquí, los restaurantes se han llenado de televisores grandes, los periódicos han publicado detalladas guías del mundial, algunos padres recogen a sus hijos más temprano de los colegios, los partidos son televisados todos de manera gratuita y los niños (y algunos grandes) han coleccionado con pasión los álbumes de figuritas: tanto el Pannini como el nacional de Navarrete que se han vendido como pan caliente, al menos en los diversos kioskos de la capital.

Perú no asiste a un mundial desde 1982. Siempre que fuimos a uno destacamos en un inicio y luego caímos estrepitosamente en los octavos de final. Yo nací en 1970, un año después de haber eliminado a la Argentina y luego de una presentación mundialista muy digna. De Alemania ´74, Chile nos eliminó con las justas y quizá sea trágico repetir que tuvimos “mala suerte”. Nuestra presentación en Argentina ´78 fue de extremos. De la gloria de la primera rueda hasta la vergüenza del misterioso partido en que fuimos goleados por la Argentina. Todo el mundo recuerda los goles de Cubillas de ese mundial, de ese primer partido con Escocia y, sin duda, ese día brilla en mi infancia con una intensidad tal que creo que verdaderamente no puedo enumerar muchos recuerdos con tal magnitud. Cuando terminó ese partido, mi vecino que era escocés me dio la mano con mucho honor y me pagó los 10 soles que le había apostado (en ese billete rojo que por un lado tenía al inca Garcilaso y por el otro a los balseros del Titicaca) y entonces yo salí con mi primo al parque que quedaba a unas cuadras de mi casa a patear la pelota y nos peleábamos por imitar a Ramón “el chupete” Quiroga atajando ese increíble penal que hizo que la historia pudiera cambiar de la manera más bacán. ¿Puede cambiar la historia? ¿Las cosas pueden transformarse aún cuando todo se ha configurado de otra manera? A veces el fútbol demuestra que sí.

Aunque tenemos buenos jugadores, el fútbol peruano sigue en una crisis lamentable. Se ha vuelto una práctica que encarna y reproduce mucho de la condición más vergonzosa de la cultura que tenemos: crisis institucional, mafias asentadas, falta de profesionalismo y, sobre todo, un juego que se ha vuelto sucio. Más allá de la falta de técnica y de la precariedad de algunas habilidades, el fútbol peruano se ha vuelto uno lleno de jugadores tramposos (como nuestros congresistas), lleno de penales absurdos, de errores cerca del área que terminan siempre en goles y con un plantel de jugadores que no puede mantener la concentración en los momentos de máxima tensión: muchos partidos los perdemos por eso que nosotros llamamos “mala suerte” pero que no es más que una falla estructural, una irresponsabilidad de algunos o la irrupción de fouls tontos que se han vuelto hábitos y que siempre ocurren cerca o dentro del área. Los entrenadores que hemos tenido no han sabido extirpar eso que se ha asentado en nuestra cultura futbolística. Ninguno de ellos ha sabido hacer del fútbol algo que se diferencia de la mala cultura de la calle.

Lo cierto es que como cualquier peruano yo he disfrutado mucho de este mundial, que además ha estado interferido por una espléndida final del Wimbledon que nos ha hecho deconstruir al propio fútbol y darnos cuenta, con la misma pasión, del grado extremo de tensión y belleza que tienen otros deportes. ¿Que otros hechos unifican a todo el planeta? En un mundo dominado por el capital y los yuppies, estamos lejos de pensar que el primero de mayo (el día de los trabajadores del mundo) pueda volver a convertirse en un nuevo y vibrante universalismo.

Durante estas semanas, sin embargo, el mundial ha servido para reestablecer y profundizar vínculos con amigos y conocidos. Estos días yo he tenido la suerte de ver algunos partidos con mi viejo, con mis hijos, con mi primo y su familia, de quedar con algún buen amigo, con algunas personas a las que quiero mucho. Vi los partidos de Uruguay con un queridísimo amigo uruguayo con quien todavía no dejo de polemizar sobre la sanción de Suárez. Fui invitado a ver otro partido –en realidad a pasar un domingo entero– a una reunión grande donde casi no conocía a nadie y donde la pasé extraordinariamente bien. Por lo demás, he

 

comentado algunos jugadas en el medio de muchos mails de trabajo. Estas semanas he tomado más cerveza y creo que he comido más rico (“Oe, un cebiche y vemos juntos el partido”). También he tenido la suerte de ver algunos goles y formidables tapadas (¿No ha sido este un mundial de tapadas extraordinarias?) parado en una calle cualquiera, con desconocidos a los costados, en el medio de los múltiples trabajos y reuniones en varios sitios de Lima. Alguna vez acabé una clase más temprano para ver, al menos, el segundo tiempo. Pero también he visto algunos partidos solo, ya sea por el propio trajín de la vida o porque el mundial se inscribe en el corazón de lo cotidiano: varios partidos han caído en esos días en que nos confrontamos con nuestros propios errores, con nuestros propios fantasmas, con nuestras propias fatalidades y no queremos ver a nadie.

¿Quién ganará el mundial? No lo sé. No lo sabemos. Así es el fútbol. Pero lo cierto es que durante este mes la vida ha sido, como siempre, igual de intensa, pero quizá esa intensidad se ha hecho un poco más visible. Muchas veces he fantaseado con el hecho de que Perú haya estado en el mundial. Por ejemplo, he fantaseado preguntándome cómo serían las figuritas de los jugadores peruanos en el álbum (la verdad es que he deseado ver ahí inscrita la palabra “Alianza Lima”) y he imaginado ver típicas jugadas peruanas en el medio de algunos partidos de equipos importantes. He pensando qué pasaría si alguna vez Perú hiciera lo mismo que ha hecho Colombia en este mundial o si tuviera la gran campaña que ha tenido la Costa Rica de José Luis Pinto, a quien por aquí conocemos bien y algunos de nosotros queremos mucho. Un mundial sin el país de uno también se vive intensamente. A veces las lealtades van cambiando, pero siempre hay algo que se mantiene siempre firme. Ver el mundial sin Perú no se ha hecho algo tan dramático, o quizá sí: es como el amor, algo que nos obliga a tener que lidiar con el desgarro pero a veces con algo de fe. Es tal y como el amor ha sido siempre representado por la gran tradición literaria y por lo más intenso de la cultura popular: esa fantasía de encuentro que consagra la vida a una terca insistencia a pesar de las imposibilidades existentes; ese permanente y clandestino aún.

 

* Doctor en literatura hispanoamericana por Georgetown University. Es investigador del Instituto de Estudios Peruanos y profesor de la Pontificia Universidad Católica del Perú.

 
   
 
       
Descargar PDF
Descargar PDF
Descargar PDF
 
Descargar PDF
 
Descargar PDF
 
Descargar PDF
 
 
 
    Las naciones argentina y brasileÑa a travÉs del fÚtbol
Simoni Lahud Guedes
Pretendo aquí centrarme, comparativamente, en las narrativas nacionales argentina y brasileña, tal como se constituyen a través del fútbol, enfocando, en especial, la forma adquirida por los constructos relativos a los llamados “estilos nacionales” argentino y brasileño... (+)
 
    Esperar lo inesperado
Gabriel Restrepo
Es preciso esperar lo inesperado: tal parece ser el patrón global de los estrategas del actual campeonato mundial de fútbol por ello emparejado en las semifinales, empero filtrado en grado creciente de octavos a cuartos y a final para corroborar al cabo jerárquicas tradiciones... (+)
 
       
    A “COPA DAS COPAS”: NO PAÍS DO FUTEBOL SÓ NÃO TEVE O FUTEBOL DO PAÍS
Inês Barbosa de Oliveira
No país do futebol a Copa do Mundo só tem dois resultados possíveis: ou ganhamos a Copa ou perdemos a Copa. Perdemos a segunda Copa em casa e quase vimos nossos Hermanos rivais ganhá-la... (+)
 
    El fÚtbol, la patria, sus alrededores y las instituciones: una Última vuelta de tuerca de despedida
Pablo Alabarces
A lo largo de poco más de un mes, de cinco cuadernos, de casi veinte textos, hemos tratado de presentar distintas visiones de colegas de todo el continente sobre el fútbol... (+)
 
       
    Las elecciones, el espejismo de un solo pueblo y la Copa del Mundo: Apuntes desde Brasil sobre las campaÑas del gobierno Santos y de la SelecciÓn de Colombia
David Leonardo Quitián
“Si Colombia le gana a Grecia, Santos es presidente”, escribió el historiador inglés Matthew Brown en el Financial Times de Londres. Ambas cosas se dieron.... (+)
 
    Artigas y SuÁrez. El “lugar” del fÚtbol en la sociedad uruguaya
Gerardo Caetano
Escribo este texto en medio del Mundial. Y no puedo evitar escribir en primera persona por muchos motivos, entre otros porque he sido futbolista, una de esas profesiones que se es de por vida.... (+)
 
       
    Ver el mundial sin PerÚ
Víctor Vich
¿Cómo se ve el mundial desde un país que no está participando en el torneo? Más aún, ¿cómo se ve cuando el país de uno no participa hace muchísimo tiempo?... (+)
 
    MaracanÁ 2014:
la ex-guerrillera y el dictador

Guillermo Alonso Meneses
Después de leer y releer los artículos de Fernando Carrión y Pablo Gentili quedé preocupado, pues no entiendo dónde está la polémica.... (+)
 
       
    El aguante mundial
José Garriga Zucal
Los que analizamos el fútbol en la Argentina, casi sin excepciones, alguna vez hemos tenido que lidiar con el término aguante: concepto espinoso por su polifonía. En estas líneas retomaremos, una vez más, estos debates pero abordado desde un doble ejercicio de reflexión que nos permita indagar qué pasa con el mismo cuando sale de nuestras fronteras.... (+)
 
    LA SELECCIÓN MEXICANA DE FÚTBOL: ALGUNAS IMÁGENES, PREGUNTAS Y CAVILACIONES
José Samuel Martínez López
Primera imagen: en una breve conferencia de prensa que se convirtió en noticia nacional y abrió la puerta a debates que aún no concluyen... (+)
 
       
    Vaias, xingamentos e apupos: nacionalismos esportivos À flor
da pelÉ

Luiz Henrique de Toledo
As vaias, assim como os xingamentos, universalmente associados aos descontentamentos, intimidação, mas também às ironias e jocosidades são poderosos instrumentos de vocalização de vontades e juízo esportivo entre torcedores. Mesmo sob o julgo do “padrão FIFA”, que tenta disciplinar velhas tradições na sociabilidade esportiva, vicejam aqui e acolá e têm sido tema de inquietação na mídia... (+)
 
    Brasil 2014:
el mundial de
lo social

Fernando Carrión Mena
A los mundiales de fútbol se los promueve con marketing o se los recuerda por algún sello distintivo.... (+)
 
       
    LOS GRITOS DEL MUNDIAL
La Garganta Poderosa
Cayendo el atardecer, mientras se jugaba el partido de Brasil que todos pudieron ver por mil cadenas de televisión, ayer se convocó a una manifestación en caravana, por las calles de Copacabana.... (+)
 
    1924: cuando la academia se equivoca
Pierre Arrighi
En los círculos académicos que, en diferentes universidades del mundo, se dedican a estudiar la historia del fútbol, las crónicas y libros redactados por los periodistas no son vistos con muy buen ojo. Es frecuente que se los considere desprovistos de verdadero valor documental por el hecho de que escapan a toda investigación rigurosa.... (+)
 
       
    Mercado, neoliberalismo y comunidad: un Chile nuevo en el campo de juego
Rodrigo Soto - Sebastián Ponce - Carlos Vergara
Abruptamente hace algnas semanas atrás, Chile entero se ha mundializado, teñido de rojo, ilusión y consumo.... (+)
 
    Las trampas de la imaginaciÓn sociolÓgica: una respuesta a Fernando CarriÓn
Pablo Gentili
Fernando Carrión es un excelente sociólogo. Transita de manera innovadora por diversos campos de las ciencias sociales y, en la sociología del deporte, nos ha brindado siempre aportes críticos muy valiosos. No podíamos dejar de contar con él en estos Cuadernos del Mundial, donde ahora publicamos su artículo, “Brasil 2014: el Mundial de lo socia"l.... (+)
 
       
    FÚTBOL, MUJERES Y MUNDIAL
Verónica Moreira
Me encanta el fútbol, de cualquier categoría y, por supuesto, voy a ver y seguir los partidos del mundial. Pero nunca generé un sentimiento de pertenencia con la Selección. No me agobia su derrota y no siento por ella ni una ínfima parte del inmenso amor que siento por River”. Fue la frase que expresó una joven hincha argentina cuando le pregunté si estaba entusiasmada con el Mundial. Sus dichos coincidieron con las apreciaciones de otros fanáticos de distinto género que no dudaron en declarar la supremacía del amor tribal por sobre el de la Selección Nacional.... (+)
 
    A participaÇÃo das mulheres na mÍdia brasileira na Copa.
Carmen Rial
Há alguma novidade na cobertura da mídia brasileira nesta Copa? Sim, e a mais importante é a presença das mulheres. Elas não estão lá apenas como apresentadoras que “enfeitam” o cenário com minissaias e decotes – e garantem assim a heteronormatividade num espaço povoado por homens... (+)
 
       
    Carta para Eduardo Galeano de una antropÓloga que visita el libro El futbol a sol y sombra
Beatriz Vélez
Estimado Eduardo Galeano. Gracias por haber escrito un libro sobre fútbol con una pluma tan sensible y capaz de generar el milagro de transformar la pesantez del musculo en la ligereza de la metáfora... (+)
 
    ENTENDER EL FUTBOL, SUMERGIRSE EN
LA CONTRADICCIÓN

Pablo Gentili
Un nuevo Mundial ha comenzado.
Durante un mes, millones de personas en todo el planeta estarán pendientes de los avatares y resultados de 32 selecciones de los cinco continentes, reunidas en 8 grupos, cuyos miembros irán, fatalmente, reduciéndose.... (+)
 
       
    El silencio “deportivo” de las ciencias sociales
Presentación de Pablo Alabarces
Entre 1998 y 2002 CLACSO organizó y financió las actividades del Grupo de Trabajo Deporte y Sociedad. Hasta ese momento, la producción de los cientistas sociales latinoamericanos sobre la temática era escasa y clandestina: aunque los primeros textos de antropología del deporte... (+)
 
    EL PAÍS DEL FUTBOL
¿EL PAÍS DEL FUTBOL?

Ronaldo Helal
Desde su llegada a Brasil, el fútbol pasó por un proceso de constitución cultural hasta convertirse en lo que llamamos la “pasión nacional”: como si con eso quisiéramos decir, a la vez, que nuestro fútbol es el mejor del mundo y que Brasil es el lugar donde más se lo ama y se lo entiende... (+)
 
       
    ¿FUTOPÍAS
“PATRÓN FIFA”?
Costa Rica en
Brasil 2014

Sergio Villena Fiengo
En Costa Rica, la articulación entre fútbol y nacionalismo atraviesa distintos momentos y adquiere diversos matices ideológicos... (+)
     
         
 
CLACSO TV CLACSO Librería Biblioteca Virtual CLACSO