Inicio | | Mundial TV | Crónicas de la Poderosa | Prensa
 

MaracanÁ 2014:
la ex-guerrillera y el dictador

Guillermo Alonso Meneses*

Después de leer y releer los artículos de Fernando Carrión y Pablo Gentili quedé preocupado, pues no entiendo dónde está la polémica. Es más, en mi opinión ambos artículos se complementan. Por un lado, cada vez hay mayor evidencia que la FIFA es una mezcla de multinacional depredadora capitalista (asumo el pleonasmo por razones expresivas), un club de nuevos ricos que en realidad son bantustán deportivo que se rige con un código político del Medioevo y cuyas prácticas, como ha señalado recientemente el Presidente de la República Oriental del Uruguay, José Mújica, pueden caer de lleno en el fascismo, la arbitrariedad y el abuso más antideportivo: ni juego limpio, ni pedagogía deportiva, ni justicia. De nuevo emerge ante el observador un paisaje social y una atmósfera cultural contradictorias.

El origen de esta contradicción está, por un lado, en ese artefacto cultural, en esa heteroestructura simbólica, que es el partido de fútbol, adoptado por miles de millones de personas como juego, que lo mismo lo practican como lo contemplan. Porque el fútbol amalgama profundos impulsos biológicos latentes en la memoria filética de la humanidad y del cerebro de cada individuo, con prácticas y significados que se aprenden en sociedad. Acaso por eso, J. Huizinga en “Homo Ludens” defendió que “el juego existió antes de toda cultura” y “que la cultura surge en forma de juego, que la cultura, al principio, se juega”. En su momento resultó revolucionario defender que “lo cultural” no comienza como juego ni se origina del juego, sino que es, per se, juego.

Pero, por otro lado, el juego (play) y los juegos (games) del multiverso sociocultural jamás se libraron de las fuerzas e intereses –políticos, económicos, religiosos, ideológicos– que quieren imponer unas reglas del juego que les permitan dominar el presente. A grandes rasgos, el deportecontemporáneo es el modelo de juego competitivo

reformulado e impuesto por el capitalismo y, en pleno siglo XXI, deportes como el fútbol-FIFA se han desplegado a imagen y semejanza de un negocio (nec otium o nada de ocio). Muy pronto los promotores del football en la Inglaterra del siglo XIX comprobaron que lo mismo aplacaba y entretenía a los jóvenes estudiantes de las Public Schools como a la clase obrera de la Revolución Industrial.

Expongo todo esto para recordar que el fútbol contemporáneo lleva en sus entrañas de heteroestructura (hecha de campo, aire, rayas blancas, porterías, los movimientos del balón; las reglas y el arbitraje, las jugadas y el sistema de juego) y en la memoria filética de los jugadores (que aparece en la sicomotricidad característica o en las habilidades intransferibles que se desarrollan) el componente del agón, de la lucha competitiva, y de la fiesta, la alegría. Todo lo demás es azar y reflexión, incertidumbre e intuición, “dinámica de los impensado” (Dante Panzieri) y “deep play” (Clifford Geertz). Asumo el esquematismo de esta síntesis. Sin embargo, este artefacto cultural también fue convertido en mercancía, en un producto franquicia que, como nos recordó Fernando Carrión, ha llegado a propiciar leyes monopólicas en un Estado soberano y de creciente credibilidad mundial como Brasil. A priori, no habrá nada más patético que contemplar juntos a Dilma y Blatter, una ex guerrillera y un vividor sin escrúpulos, entregando la áurea Copa. La FIFA tiene una capacidad de corromper y parasitar insospechada y, ciertamente, como aduce Pablo Gentili, el gobierno brasileño desde la Copa Confederaciones ha demostrado una nada despreciable capacidad de negociación y credibilidad política. Las potenciales protestas que vislumbramos hace un año las apaciguaron entre ambos.

Sin embargo, el fútbol, en su multidimensionalidad, como tantos otros fenómenos analizados por las Ciencias Sociales, no se deja aprehender fácilmente. Siempre habrá factores polémicos, desde los errores arbitrales a los errores de

jugadores y entrenadores, desde la mordida de Luis Suárez a la reventa especulativa de entradas, desde el penalti fallado al penalti inventado, desde la acción antideportiva al castigo antideportivo, desde las protestas sociales a los robos a hinchas y los robos de hinchas. Con todo, el problema está en que la FIFA debe democratizarse, transparentar su gestión, combatir la corrupción y mejorar las condiciones óptimas del juego. El calor y la humedad habidos en Brasil, los mundiales asignados a Rusia y Qatar (países que violan los más elementales derechos humanos sistemáticamente o invaden estados ajenos) o las prácticas monopólicas para beneficiar a las grandes marcas son nuevas evidencias de lo mal que está el negocio del fútbol.
Y los cientos de millones de aficionados al fútbol, además de ser olvidados por las Ciencias Sociales e instituciones académicas, como se queja con razón Pablo Alabarces, nos enfrentamos al nauseabundo brete de rescatar al fútbol del Mundial del pestilente albañal de la FIFA. De momento, Colombia y Costa Rica me han demostrado que vale la pena esta esquizofrenia. Y mutatis mutandi, por eso mismo le doy un voto de confianza a Dilma. Entiendo que alguien que se hizo guerrillera y se jugó la vida merece un voto de confianza; entiendo que la FIFA ha degenerado desde Havelange, que Blatter es el antifútbol y que algunos estamos condenados –si somos coherentes– a disputarle el fútbol-juego a esa caterva de fascistas, corruptos, mercaderes sin escrúpulos y tramposos empeñados en que en la FIFA prime el negocio. Después de todo, el fútbol nos ha enseñado que a veces hay partidos donde recibes patadas arteras, el árbitro se equivoca, tus compañeros parecen haberse olvidado de cómo centrar una pelota y, para colmo de males, tu hat trick no evitó la derrota y eliminación de tu equipo. Así es la vida, así es el fútbol. Entiendo a quienes protestaron, a quienes boicotean el mundial y el fútbol, a Dilma; acaso por eso entiendo que los escritos de Fernando Carrión y Pablo Gentili se complementan sin contradicción
.

* Antropólogo de El COLEF (México), es co-coordinador del libro Offside/Fuera de lugar. Fútbol y migración en el Mundo contemporáneo (2012) y de En Busca de la poesía del fútbol. Una aproximación a su genealogía, rasgos culturales y sentido (en prensa).

 
   
 
       
Descargar PDF
Descargar PDF
Descargar PDF
 
Descargar PDF
 
Descargar PDF
 
Descargar PDF
 
 
 
    Las naciones argentina y brasileÑa a travÉs del fÚtbol
Simoni Lahud Guedes
Pretendo aquí centrarme, comparativamente, en las narrativas nacionales argentina y brasileña, tal como se constituyen a través del fútbol, enfocando, en especial, la forma adquirida por los constructos relativos a los llamados “estilos nacionales” argentino y brasileño... (+)
 
    Esperar lo inesperado
Gabriel Restrepo
Es preciso esperar lo inesperado: tal parece ser el patrón global de los estrategas del actual campeonato mundial de fútbol por ello emparejado en las semifinales, empero filtrado en grado creciente de octavos a cuartos y a final para corroborar al cabo jerárquicas tradiciones... (+)
 
       
    A “COPA DAS COPAS”: NO PAÍS DO FUTEBOL SÓ NÃO TEVE O FUTEBOL DO PAÍS
Inês Barbosa de Oliveira
No país do futebol a Copa do Mundo só tem dois resultados possíveis: ou ganhamos a Copa ou perdemos a Copa. Perdemos a segunda Copa em casa e quase vimos nossos Hermanos rivais ganhá-la... (+)
 
    El fÚtbol, la patria, sus alrededores y las instituciones: una Última vuelta de tuerca de despedida
Pablo Alabarces
A lo largo de poco más de un mes, de cinco cuadernos, de casi veinte textos, hemos tratado de presentar distintas visiones de colegas de todo el continente sobre el fútbol... (+)
 
       
    Las elecciones, el espejismo de un solo pueblo y la Copa del Mundo: Apuntes desde Brasil sobre las campaÑas del gobierno Santos y de la SelecciÓn de Colombia
David Leonardo Quitián
“Si Colombia le gana a Grecia, Santos es presidente”, escribió el historiador inglés Matthew Brown en el Financial Times de Londres. Ambas cosas se dieron.... (+)
 
    Artigas y SuÁrez. El “lugar” del fÚtbol en la sociedad uruguaya
Gerardo Caetano
Escribo este texto en medio del Mundial. Y no puedo evitar escribir en primera persona por muchos motivos, entre otros porque he sido futbolista, una de esas profesiones que se es de por vida.... (+)
 
       
    Ver el mundial sin PerÚ
Víctor Vich
¿Cómo se ve el mundial desde un país que no está participando en el torneo? Más aún, ¿cómo se ve cuando el país de uno no participa hace muchísimo tiempo?... (+)
 
    MaracanÁ 2014:
la ex-guerrillera y el dictador

Guillermo Alonso Meneses
Después de leer y releer los artículos de Fernando Carrión y Pablo Gentili quedé preocupado, pues no entiendo dónde está la polémica.... (+)
 
       
    El aguante mundial
José Garriga Zucal
Los que analizamos el fútbol en la Argentina, casi sin excepciones, alguna vez hemos tenido que lidiar con el término aguante: concepto espinoso por su polifonía. En estas líneas retomaremos, una vez más, estos debates pero abordado desde un doble ejercicio de reflexión que nos permita indagar qué pasa con el mismo cuando sale de nuestras fronteras.... (+)
 
    LA SELECCIÓN MEXICANA DE FÚTBOL: ALGUNAS IMÁGENES, PREGUNTAS Y CAVILACIONES
José Samuel Martínez López
Primera imagen: en una breve conferencia de prensa que se convirtió en noticia nacional y abrió la puerta a debates que aún no concluyen... (+)
 
       
    Vaias, xingamentos e apupos: nacionalismos esportivos À flor
da pelÉ

Luiz Henrique de Toledo
As vaias, assim como os xingamentos, universalmente associados aos descontentamentos, intimidação, mas também às ironias e jocosidades são poderosos instrumentos de vocalização de vontades e juízo esportivo entre torcedores. Mesmo sob o julgo do “padrão FIFA”, que tenta disciplinar velhas tradições na sociabilidade esportiva, vicejam aqui e acolá e têm sido tema de inquietação na mídia... (+)
 
    Brasil 2014:
el mundial de
lo social

Fernando Carrión Mena
A los mundiales de fútbol se los promueve con marketing o se los recuerda por algún sello distintivo.... (+)
 
       
    LOS GRITOS DEL MUNDIAL
La Garganta Poderosa
Cayendo el atardecer, mientras se jugaba el partido de Brasil que todos pudieron ver por mil cadenas de televisión, ayer se convocó a una manifestación en caravana, por las calles de Copacabana.... (+)
 
    1924: cuando la academia se equivoca
Pierre Arrighi
En los círculos académicos que, en diferentes universidades del mundo, se dedican a estudiar la historia del fútbol, las crónicas y libros redactados por los periodistas no son vistos con muy buen ojo. Es frecuente que se los considere desprovistos de verdadero valor documental por el hecho de que escapan a toda investigación rigurosa.... (+)
 
       
    Mercado, neoliberalismo y comunidad: un Chile nuevo en el campo de juego
Rodrigo Soto - Sebastián Ponce - Carlos Vergara
Abruptamente hace algnas semanas atrás, Chile entero se ha mundializado, teñido de rojo, ilusión y consumo.... (+)
 
    Las trampas de la imaginaciÓn sociolÓgica: una respuesta a Fernando CarriÓn
Pablo Gentili
Fernando Carrión es un excelente sociólogo. Transita de manera innovadora por diversos campos de las ciencias sociales y, en la sociología del deporte, nos ha brindado siempre aportes críticos muy valiosos. No podíamos dejar de contar con él en estos Cuadernos del Mundial, donde ahora publicamos su artículo, “Brasil 2014: el Mundial de lo socia"l.... (+)
 
       
    FÚTBOL, MUJERES Y MUNDIAL
Verónica Moreira
Me encanta el fútbol, de cualquier categoría y, por supuesto, voy a ver y seguir los partidos del mundial. Pero nunca generé un sentimiento de pertenencia con la Selección. No me agobia su derrota y no siento por ella ni una ínfima parte del inmenso amor que siento por River”. Fue la frase que expresó una joven hincha argentina cuando le pregunté si estaba entusiasmada con el Mundial. Sus dichos coincidieron con las apreciaciones de otros fanáticos de distinto género que no dudaron en declarar la supremacía del amor tribal por sobre el de la Selección Nacional.... (+)
 
    A participaÇÃo das mulheres na mÍdia brasileira na Copa.
Carmen Rial
Há alguma novidade na cobertura da mídia brasileira nesta Copa? Sim, e a mais importante é a presença das mulheres. Elas não estão lá apenas como apresentadoras que “enfeitam” o cenário com minissaias e decotes – e garantem assim a heteronormatividade num espaço povoado por homens... (+)
 
       
    Carta para Eduardo Galeano de una antropÓloga que visita el libro El futbol a sol y sombra
Beatriz Vélez
Estimado Eduardo Galeano. Gracias por haber escrito un libro sobre fútbol con una pluma tan sensible y capaz de generar el milagro de transformar la pesantez del musculo en la ligereza de la metáfora... (+)
 
    ENTENDER EL FUTBOL, SUMERGIRSE EN
LA CONTRADICCIÓN

Pablo Gentili
Un nuevo Mundial ha comenzado.
Durante un mes, millones de personas en todo el planeta estarán pendientes de los avatares y resultados de 32 selecciones de los cinco continentes, reunidas en 8 grupos, cuyos miembros irán, fatalmente, reduciéndose.... (+)
 
       
    El silencio “deportivo” de las ciencias sociales
Presentación de Pablo Alabarces
Entre 1998 y 2002 CLACSO organizó y financió las actividades del Grupo de Trabajo Deporte y Sociedad. Hasta ese momento, la producción de los cientistas sociales latinoamericanos sobre la temática era escasa y clandestina: aunque los primeros textos de antropología del deporte... (+)
 
    EL PAÍS DEL FUTBOL
¿EL PAÍS DEL FUTBOL?

Ronaldo Helal
Desde su llegada a Brasil, el fútbol pasó por un proceso de constitución cultural hasta convertirse en lo que llamamos la “pasión nacional”: como si con eso quisiéramos decir, a la vez, que nuestro fútbol es el mejor del mundo y que Brasil es el lugar donde más se lo ama y se lo entiende... (+)
 
       
    ¿FUTOPÍAS
“PATRÓN FIFA”?
Costa Rica en
Brasil 2014

Sergio Villena Fiengo
En Costa Rica, la articulación entre fútbol y nacionalismo atraviesa distintos momentos y adquiere diversos matices ideológicos... (+)
     
         
 
CLACSO TV CLACSO Librería Biblioteca Virtual CLACSO